Cómo hacer una cata de turrones para toda la familia sin salir de casa

Cata turrones Virginias

Virginias te convierte en un catador de turrón profesional

¿Se te está haciendo largo el confinamiento? ¿Ya no tienes nuevas ideas para pasar el rato? Desde Virginias queremos ayudarte a disfrutar de estos momentos proponiéndote una auténtica experiencia gastronómica para toda la familia sin salir de casa: una cata de turrones. ¿Todavía tienes turrones de Navidad o eres de los que los sigue comiendo durante todo el año? ¡Genial! Te contamos qué necesitas.

El espacio

Una cata es una experiencia para los sentidos y necesita el sitio adecuado. Busca un espacio amplio y sin distorsiones (ruidos u olores), así que huye de la cocina. ¿Qué te parece el comedor? Tendréis amplitud para toda la familia.

La presentación

Toda cata tiene cierta dosis de ritual, con lo que la presentación de todos los elementos es fundamental. Sitúa los turrones en una mesa, bien ordenados. No te olvides el agua para limpiar las papilas gustativas entre un sabor y el otro. Organízate para degustar un máximo de 5 turrones. Si catas demasiadas variedades distintas no notarás todos sus matices y no disfrutarás igual de la experiencia.

La cata

Antes de empezar no te olvides tener a mano papel y lápiz o bolígrafo para poder anotar tus sensaciones. Además, para hacerlo más entretenido, se puede añadir un sistema de puntaciones para cada turrón en función de su aspecto, textura o sabor. Incluso, se pueden añadir otras puntuaciones, como por ejemplo, amargor o dulzura y calificarlas del 1 al 5. El límite es nuestra imaginación.

Para dar comienzo a la cata, ordenaremos los turrones en función de su intensidad de sabor. Puedes consultar los envoltorios. Empezaremos degustando el más suave para ir ganando intensidad a lo largo de la experiencia.

Avanzamos hacia el paso más importante: la degustación. Antes, tómate tu tiempo para observar su textura y color. Rompe algún trocito para hacerte mejor a la idea. En una cata, el paladar no es el único protagonista, también lo son los otros sentidos, como el olfato.

Llega el gran momento. Disfruta de la experiencia, no te precipites en masticar el turrón. Déjalo en tu boca y mastícalo despacio para notar todos sus matices. Recuerda en beber agua entre cada variedad y disfrutar de cada instante. ¡A los peques de la casa les encantará!

El momento ideal

Es importante no realizar la cata de turrones en ayunas o después de haber comido. Desde Virginias creemos que una buena hora puede ser la de la merienda. Además, piensa en no quedarte muy lleno nada más empezar y degusta los turrones en porciones pequeñitas.

Capta la atención de los más pequeños

Puedes hacerles partícipes nombrándoles maestros de ceremonia y que sean ellos los que organicen la cata. Al mismo tiempo, puede ser una buena experiencia educativa. El turrón es un dulce muy complejo y con infinidad de variedades y dará pie a hablar de muchos tipos de alimentos.

Finaliza la experiencia

Una buena forma de terminar la cata es con una copa de vino. En el caso de no realizar la degustación con niños, puedes introducir el vino durante la prueba. Te dejamos las notas de cata elaboradas por los cocineros del Culinary Institute of Barcelona (CIB) en las que se proponen distintos maridajes con los turrones de la Línea Fusión.

 

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Sigue explorando

Desafío de Gigantes
Desafío de gigantes

Virginias aplaza el Desafío de Gigantes

Ante la situación de emergencia sanitaria en que se encuentra todo el país, y atendiendo a las indicaciones de las autoridades, Virginias ha tomado la