Turrón sin azúcar: origen, recetas y curiosidades

Turrón sin azúcar añadido

El turrón sin azúcar no es ninguna novedad. De hecho, durante buena parte de su historia, el turrón se ha elaborado con almendras, miel pura de abeja y clara de huevo. La sacarosa o azúcar, como se la conoce comúnmente, fue un lujo en Europa hasta el siglo XVIII, cuando empezó a popularizarse. Durante el siglo XIX llegó a considerarse una necesidad, y se convirtió en un ingrediente imprescindible en múltiples recetas. También en las de turrón, claro.

La Reglamentación Técnico-Sanitaria del turrón lo define como una “masa obtenida por cocción de miel y azúcares, con o sin clara de huevo o albúmina, con incorporación posterior y amasado de almendras tostadas, peladas o con piel. La miel podrá ser sustituida total o parcialmente por azúcares en sus distintas clases y derivados”.

Eso es lo que se hace con el llamado turrón sin azúcares añadidos: sustituir la miel y la sacarosa por edulcorantes de menor carga calórica y no cariogénicos (que no provocan caries). Esto no significa que los productos sin azúcares añadidos no contengan azúcar, pero se trata de la que se encuentra de forma natural en sus ingredientes. Por ejemplo, 100 gramos de almendras contienen solo 3,31 gramos de sacarosa.

¿Cuáles son los edulcorantes sustitutivos de la sacarosa?

En Virginias utilizamos maltitol y acesulfamo potásico como sustitutos del azúcar. El maltitol forma parte de la familia de edulcorantes conocidos como polioles o alcoholes de azúcar. Tiene un sabor dulce agradable, muy similar a la sacarosa, pero no provoca caries y contiene muchas menos calorías. Por su parte, el acesulfamo K es un edulcorante artificial sin calorías, descubierto en 1967, mucho más dulce que la sacarosa. El organismo no lo metaboliza, de manera que lo excreta de forma íntegra por la orina.

Es decir, los turrones sin azúcares añadidos tienen el mismo sabor que sus equivalentes azucarados. Podrás comprobarlo en todos nuestros formatos y en especial en el turrón de chocolate sin azúcar, uno de los productos que la gente teme que pierda su sabor característico. Además, y lo más importante, contienen la misma cantidad de almendras, que, al menos en el caso de Virginias, es lo que marca la diferencia cuando nos referimos al turrón duro sin azúcar y el turrón blando sin azúcar. Un mínimo del 60% en el duro y del 64% en el blando, lo que garantiza su calidad suprema.

Receta del turrón sin azúcar

Nosotros te invitamos a que te ahorres trabajo y escojas entre las numerosas opciones de la gama 0% sin azúcares añadidos de Virginias, pero si te hace ilusión preparar tu propio turrón sin azúcar añadido, aquí va una sencilla receta.

Ingredientes:

  • 650 gramos de almendras tostadas
  • Dos claras de huevo
  • Un paquete de obleas
  • 400 gramos de fructosa
  • Cinco gotas de anís
  • Tres cucharadas de agua

Paso a paso para elaborar turrón sin azúcar:

  1. Preparamos almíbar con el agua y la fructosa.
  2. Batimos las claras a punto de nieve.
  3. Vertimos las almendras, las claras, el almíbar y el anís en un cuenco.
  4. Con una espátula, trabajamos la mezcla hasta obtener una pasta consistente.
  5. Ponemos las obleas en una bandeja de horno y las cubrimos con la masa. Colocamos otra oblea encima.
  6. Cubrimos la bandeja con una tabla de madera, con algo de peso encima, y esperamos varios días antes de comer nuestro turrón casero.

 

Suerte con el experimento.

El turrón sin azúcares añadidos es una opción ideal para disfrutar de un postre delicioso, bajo en azúcar, durante todo el año, no solo en la época navideña. Tanto si quieres controlar el consumo de azúcares como si te conviene hacerlo por motivos de salud, en Virginias dispones de opciones muy apetitosas: turrón duro, blando, de yema tostada, trufado de chocolate con guindas al licor, de trufa, de chocolate con almendras, torta de almendra y naranja bombón.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Sigue explorando