Praliné: conoce su origen y cómo se elabora

Descubre una de las elaboraciones más versátiles y utilizadas en repostería y, como no, por Virginias

Cuando hablamos del término praliné, rápidamente nos vienen a la mente los típicos bombones belgas rellenos de chocolate. Y es que, el término praliné, en Bélgica, se utiliza para denominar cualquier tipo de bombón relleno. Se trata, sin duda, de una asociación totalmente errónea, ya que poco tiene que ver con la definición real de esta elaboración.

Entonces, ¿qué es el praliné? El praliné es una crema o pasta elaborada a partir de la mezcla de chocolate y frutos secos caramelizados. Es muy importante que se encuentre refinada para evitar que se noten los trozos de frutos secos, ya que, si no es así, estaríamos hablando de pralín, y no de praliné.

El praliné es una de las elaboraciones más versátiles y utilizadas en el mundo de la repostería. Es habitual encontrarlo en el relleno de bombones, en coberturas o rellenos de tartas o en bollería, y como no podía ser menos, esta deliciosa pasta también sirve como base para la elaboración de muchos de nuestros turrones.

¿Cuál es el origen del praliné y cómo se elabora?

Se cree que el praliné nació en Francia durante el siglo XVIII, cuando el cocinero principal de un mariscal de campo francés derramó por accidente caramelo sobre unas almendras molidas. Este, dejó enfriar la mezcla, la partió en trozos y la trituró hasta obtener esta dulce crema.

Posteriormente, el praliné fue evolucionando y se acabó añadiendo el chocolate a la elaboración. Así fue cómo empezó a popularizarse en países como Bélgica, Suiza e Italia.

La elaboración del praliné parece fácil, aunque sin la maquinaria necesaria, es muy difícil llegar a conseguir que la pasta quede totalmente refinada y homogénea.  Los ingredientes básicos para hacerlo son agua, azúcar, frutos secos, unas gotas de zumo de limón y chocolate. Se trata de elaborar el caramelo con el azúcar, el agua y el limón, mezclarlo y triturarlo con los frutos secos, y añadirle el chocolate fundido. Pero cada maestro tiene sus trucos que guarda celosamente.

En Virginias elaboramos praliné con los mejores ingredientes para obtener la mejor calidad. Lo incorporamos a diferentes turrones para hacer vibrar los paladares de los más chocolateros. Puedes encontrarlo, por ejemplo, en el Turrón de Chocolate Negro con Almendras, el Turrón de Chocolate Negro con Avellanas, el Turrón de Chocolate con Almendras, el Mousse de Chocolate Turrón de Trufa o el Turrón Mousse Yogurt con Fresas.

Y para los más atrevidos, también elaboramos distintas versiones de praliné, al que añadimos una dosis de licor. ¿Con cuál te quedas tú?

 

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Sigue explorando