Conoce la historia de la mona de Pascua

Mona de Pascua

Una de las tradiciones más dulces de la Semana Santa es la mona de Pascua, el pastel que, según la costumbre, los padrinos regalan a sus ahijados, y que destaca sobre todo por las figuras de chocolate que lo adornan, auténticas obras de arte en muchos casos.

¿Cuál es el origen de la mona de Pascua?

La tradición de que los padrinos regalen una tarta a sus ahijados el día de Pascua Florida está documentada desde el siglo XV, aunque para encontrar su origen hay que remontarse muchos siglos atrás.

Antiguamente, la mona consistía en un roscón en el que se colocaban huevos duros pintados, tantos como años tuviera el niño o la niña que la recibía. Las monas actuales, con base de bizcocho, mantequilla y chocolate, adornadas con plumas, fruta confitada y figuras de chocolate, nacen en el siglo XIX.

Pero, como decíamos, el germen de esta bonita tradición familiar hay que buscarlo en el mundo antiguo, en las ofrendas dulces que se hacían al comienzo de la primavera.

Los griegos celebraban las muniquias, en honor a la diosa Artemisa; los pastores romanos celebraban las pascorales elaborando y comiendo cocas; los celtas, el 1 de mayo, con motivo de la festividad Beltene, preparaban roscones decorados con huevos.

La palabra mona se cree que deriva del árabe mûna, un impuesto de arrendamiento de tierras que se pagaba con cocas, huevos duros y productos agrícolas. En latín, munda eran las ofrendas ornamentadas, cargadas de pasteles, que los romanos hacían a la diosa Ceres durante el mes de abril.

¿Por qué se decoran las monas de Pascua?

A principios del siglo XIX, en la Europa central comenzó la tradición de elaborar huevos de chocolate huecos, para esconder regalos en su interior y regalarlos por Pascua. La novedad se popularizó en gran parte del continente, y arraigó especialmente en España, donde los maestros pasteleros sacan a relucir toda su creatividad y destreza en la elaboración de las monas y, especialmente, de las figuras de chocolate que las decoran.

Prepara tu mona con chocolates Virginias

Conseguir las deliciosas obras de arte de chocolate que adornan los escaparates de las pastelerías durante la Semana Santa solo está al alcance de los mejores maestros artesanos, pero tú también puedes elaborar tus propias figuras de Pascua utilizando el chocolate a la piedra Virginias.

Te animamos a preparar una mona completa. Durante estos días festivos puede ser una actividad muy divertida a realizar en familia, y hay montones de recetas para conseguir un bizcocho delicioso de manera sencilla.

Con nuestro chocolate a la piedra, podrás preparar la cobertura y dar forma a cualquier figura. Para ello, solo necesitas rallar el chocolate, deshacerlo al baño maría y, utilizando una manga pastelera (la puedes fabricar con una hoja de papel), dibujar las formas que tu imaginación te dicte.

Existe una gran variedad de moldes con los que conseguir huevos de chocolate y figuras como las que se exponen en las pastelerías.

¿Mona rellena de turrón?

Pues sí. Si te atreves a elaborar la mona completa, te invitamos a que incluyas el turrón entre los ingredientes de la masa. En nuestra tienda online encontrarás la amplia variedad de turrones Virginias, y en esta receta que compartimos en nuestra cuenta de Instagram te explicamos cómo preparar una deliciosa mona con turrón de yema tostada.

¡Feliz Pascua!

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Sigue explorando